Sonny Sharrock "Black Woman" (1969)

Podemos agradecer al asma de Sonny Sharrock el tener un guitarrista fuera de serie, las limitaciones de su enfermedad llevaron a Sonny a escoger la guitarra eléctrica como instrumento de batalla en lugar del saxofón, como sus ídolos, John Coltrane o Albert Ayler, en sus inicios con Miles Davis o con Pharoah Sanders, leyenda del free jazz, y después como líder de su banda con su esposa Linda.
En el 69 Sharrock edita su ataque sónico a todos los sentidos, “Black Woman”, un disco de sonido único, totalmente distinto a lo editado en aquella época, los temas profundamente espirituales del disco son llevados al extremo por Linda, quien se caracteriza por una vocalización tremenda, cercana a los primeros trabajos de Yoko Ono, y que junto a Ono, podemos identificar como progenitora de los aventureros trabajos vocales de gente como Diamanda Galas.
“Black Woman” abre el disco y es impresionante, por un lado Sharrock libera verdaderos demonios de distorsión, sonidos atonales y feedbacks, mientras Linda suena literalmente como una alma en pena, “Peanut” es también sobresaliente, Sharrock adopta un sonido parecido a una mandolina, mientras que el resto de la instrumentación sigue evocando sonidos eclesiásticos, para después adentrarse en un caos sonoro de magnitudes épicas, dos genios mas del free jazz apoyan durante todo el disco a Sharrock; Dave Burrell en piano y Milford Graves en la batería (Graves grabaría en el futuro algunos discos con John Zorn) sin duda esta pieza es una de las grandes obras maestras de la improvisación. Durante el disco Sonny, Linda y compañía se dedican a inventar otro idioma, donde ni las palabras, ni el estricto orden son necesarios, impera la vocalización irracional, pero apasionada, el caos deliberado de la guitarra de Sharrock y la libre improvisación del resto del grupo. Es hasta “Blind Willy” donde Sharrock toma la batuta y nos da un tema con raíces blues y country de naturaleza acústica que deleita y crea un oasis de melodía en medio de la atonalidad característica el disco. Finalmente el disco cierra con la hermosa “Portrait of Linda in Three Colors, All Black” que abre con la portentosa batería de Milford Graves y las vocales casi gospel de Linda, para después dar pie a diversas improvisaciones por parte el grupo. Un disco de singular belleza, la cual radica en el caos sonoro que genera, música que no atiende a la razón, si no que se desborda de pasión y violencia, música libre...

Revisión realizada por un amigo de la casa, el Ghost (http://youareaghost.blogspot.com/).

2 comentarios:

John Lyre dijo...

Un excelente aporte, muy buen gusto. El comentario está muy bien también.
Yo andaba con ganas, justamente, de postear el Ask the Ages, de Sonny. Quizá lo haga.
Gracias por tamaño disco.
Saludos.

Anónimo dijo...

olha eu aki denuevo....
gostaria de saber se ustedes postarm de nuevo o My life in the bush of ghots, do Eno/Byrne?
D A R K
H E M P ......